Blogia
Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

¿Banalizar el éxito?

¿Banalizar el éxito?

 

Constantemente, veo en la calle mensajes en los vidrios de los carros, pintados en “Pinta dedo” y más en estos días que dicen cosas como “¡Mi hijo se graduó de bachiller” “¡Rosita pasó a 3er nivel!” “¡Futura abogada de la república!” y cosas por el estilo. También, estoy al tanto que en preescolares, escuelas de menor nivel e instituciones similares, se hacen sendos actos para “Premiar” los “Logros” alcanzados por infantes que apenas se asoman a desarrollarse como buenos estudiantes y luego conseguir ser excelentes profesionales… 

Primero que nada, no creo que sea algo malo propiamente dicho. Creo y apoyo firmemente la tesis de que los jóvenes y adolescentes como también los adultos, merecen RECONOCIMIENTO a sus logros y los mismos deben ser consistentes y persistentes. La teoría de que “eso es lo mínimo que tienes que hacer porque para eso te pago los estudios” o consideraciones similares, no tienen el menor sentido. 

Pero el otro extremo, es particularmente preocupante: Hacer una fiesta, un suceso descomunal, un anuncio público de que Pepito pasó de preescolar a 1er nivel, pintando los cristales del carro, recibiendo toga, birrete, medalla, diploma y demás artilugios materiales...

Debo suponer; Que existe una mentalidad dirigida a estimular al infante o adolescente para conseguir tal mérito. Y eso me parece bien, una cena con la familia, algún regalo puntual (No precisamente un viaje a Orlando o un Ford KA para el adolescente que apenas de ha graduado de bachiller) y sobre todo: EL RECONOCIMIENTO DE SU CIRCULO ÍNTIMO pero ¿Hacer una fanfarria abierta porque se ha conseguido subir un escaño? 

¿Uno consigue éxito para beneficio de quién?

¿Cual será la posición cuando exista una caída o cuando el éxito no llegue ni se reconozca tan expeditamente?

¿Cuántos de los que salen graduados algún día en la universidad, están intelectual y EMOCIONALMENTE aptos para ejercer profesiones con dignidad, moral, ética y desarrollo con espíritu de bien colectivo? 

Es algo parecido, a cuando leo en estas busetas de pasajeros, taxis ordinarios y otros transportes públicos cosas como “En honor a mis padres” “Dedicado a mi viejo” “Para mis queridos hijos” ¡Lo más íncreible es que el aspecto de dichos motores suele ser lamentable! 

En mi opinión, esta necesidad de premiar, hacer público el ¿Éxito?, hacerlo notar estrambóticamente, tiene un componente sicológico y social que no se si tiene conexión con las forzada necesidad de encontrar puntos clave de estímulo y felicidad. El detalle, es que me temo, tiene un efecto también nocivo: Banalizar el éxito, mal interpretar el verdadero valor de conseguir subir peldaños y forjarse un destino lleno de porvenir… 

Digo yo. 

Salu2 

PD: Foto tomada de: http://www.soloenvenezuela.com/

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Rubén -

Gracias por participar Chiku. Eso sin contar el empecino de informar a todo el mundo si vas de Margarita para Mérida...

Mariale diavagando -

Hace unos días vi una camioneta que decía "Mi primo es bachiller", ni siquiera el hijo sino el primo! Y comentaba con un amigo que nos parece un poco ridículo...

Porque todos conocemos a alguien que se graduó de algo o que pasó de año, y si todos lo vamos a poner en los carros, qué gracia tiene? Te imaginas escribir "El sobrino nieto de mi vecino pasó para 4to grado"? Qué fastidio!

Para mí lo de los mensajitos en los vidrios de los carros es simplemente algo que empezó hace unos años y ahora todo el mundo lo quiere hacer.

Respecto a las fiestas, como las graduaciones de preescolar o de 6to grado, al igual que tú pienso que es una manera de celebrar y estimular al estudiante, mostrarle que su esfuerzo ha valido la pena.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres