Blogia
Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

El paseo a Boca de Uchire

El paseo a Boca de Uchire

Segundo paseo del año. Lo hicimos a un lugar concreto a donde hace tiempo queríamos ir: Una posada de atención excepcional en un lugar ni tan cerca ni tan lejos de casa. Veamos... 

Boca de Uchire es el inicio del estado Anzoátegui. Uno va vía Oriente y observa un peaje, un ingreso a algo como un pueblo –típicamente deslucido- y luego esa enorme laguna que bordea la autopista de Oriente con esos reflejos del sol y tanta luminosidad natural. 

Hace tiempo, habíamos visto en una guía turística; Elogios francos para una posada de nombre sugestivo: “Sol, luna y estrellas”. Esos buenos comentarios se repitieron en varios artículos que encontramos en Internet. Me llegó el mensaje, en todas las referencias se hacía alusión sobre las atribuciones de relajación de un lugar mágico y… nos propusimos ir. 

Pasó bastante tiempo pero finalmente concretamos: Reservamos un fin de semana que empezó la tarde del viernes y terminó en la del domingo. Todo antes de un Junio que se anuncia “caliente” dado los muchos compromisos familiares que tenemos de por medio. 

A las 3pm enrumbamos emocionados mi esposa y mi pequeño bebé. El trayecto es de unos 177kms. Y dura aproximadamente 1h50min -2 horas si quieren redondear- por la misma vía que lo lleva a uno a Puerto La Cruz, Margarita y muchos otros lugares del oriente venezolano. La llegada es apenas superado el antiguo y en desuso peaje de “Playa Pintada” en donde al llegar a un acceso lleno de movimiento de gente, se cruza a la izquierda rodando hasta una iglesia. Allí; El aspecto no es sino el típico de toda Venezuela: Gente de aspecto descuidado, vías en mal estado, desorden, dejadez… 

Luego; Se toma una vía hermosa aunque precaria vía “el hatillo” y bordando la parte de atrás de la laguna de Boca de Uchire. Nunca había pasado por allí y después caes en cuenta que es un “Istmo” (Se llama Istmo del Caribe). En todo caso, a 8kms. De la mencionada iglesia y en la urbanización “Marylago” se encuentra la mencionada posada. 

Nunca había hecho un viaje pensando en un destino fijo sin moverse como lo fue la posada. Usualmente Ingrid y yo coincidimos en que es mejor un lugar sencillo, limpio y decente para dormir y moverse por la ciudad o pueblo a donde lleguemos. Pero en esta oportunidad no queríamos ni ferry ni avión, ni compras ni bululú. Queríamos llegar y apagar el carro hasta el domingo, echados en un lugar plácido en donde pudiésemos dormitar y disfrutar del mar. Y vaya que llegamos al lugar indicado. 

La posada, queda establecida a orillas de la playa como muchas otras de la zona. Es como un caserón grande, de estilo mexicano en donde cada detalle de decoración ha sido cuidado al máximo. Mobiliario, infraestructura y armonía con la naturaleza. Realmente, es acogedora en extremo, algo oscura, con ambiente a tierra, mar y constante música de fondo mayormente instrumental que generan un ambiente de relajación y placer pleno. Olvídense de un micrófono, cornetotas y un imitador de Juan Gabriel en las noches gritando desaforadamente. Aquí no se va a eso. 

Si empezamos por “Lo menos bueno” la habitación de pronto fue algo pequeña (Nos la adjudicaron por que somos dos adultos) y no muy ventilada (Algo que tomó excepcional importancia como verán ahora) pero totalmente límpida y bellamente decorada. A la salida hacía el mar, el cuidado de la posada deja asombrado a quienes somos detallistas: Una impecable piscina pequeña pero confortable, variedad de vegetación armoniosa y bien mantenida, camineria hasta la playa con sillas, toldos y refugios y un mar amplio, inexpugnable, casi vacío con sus olas batientes dando la bienvenida. 

La estadía transcurrió entre la amabilidad de quienes nos atendieron con la cocina y necesidades obvias de cualquier viajero incluyendo el pequeño José Rafael. Todo, absolutamente todo fue ameno y gentil. Las tres comidas incluidas fueron magnificas: Abundantes y bien seleccionadas, con menús preestablecidos y un balance perfecto entre sabor, variedad y distinción. 

Dormir, dejar que José Rafael jugara a sus anchas, gente amable y buscando paz como uno e ir a la playa y regresar con una comodidad suprema. Todo justificó lo que en principio pareció un precio elevado pero nada… Lo que es bueno justifica la inversión. 

Es realmente sorprendente el cuidado a los detalles más irrelevantes o a los mas notorios: Decoración, atención, naturaleza, entorno, servicio, calidad en la cocina. Todo perfectamente equilibrado. 

La única “mancha” posible, fue el precario servicio eléctrico en la zona lo cual obviamente no es culpa del establecimiento: 12 horas en promedio de viernes a sábado sin luz, lo cual nos generó una inesperada noche calurosa y luego otras 10 de sábado a domingo. Que pena de país este en donde a pocos kilómetros de Caracas, la energía eléctrica estable y fluyente es un lujo, no un derecho… 

El dueño de la posada siempre presente, nos ofreció su esperanza de que la hayamos pasado bien pese al inconveniente anterior comentado ¡Por supuesto que sí! Decididamente regresaremos. 

Puedo recomendar entonces la posada “Sol, Luna y Estrellas” como un lugar máximo para relajarse y apartarse de todo. 

Saludos.

PD: mi hijo, disfrutando en la playa de la posada ¿Evidente, no?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Rubén -

Luis, muchísimas gracias por tu aporte. He hecho un artículo nuevo gracias a tu información y te escribiré personalmente a tu correo.

luis alfredo rapozo -


Me gustó mucho tu comentario y la experiencia que narras durante tu paseo en Boca de Uchire. La verdad, me da mucha tristeza e impotencia.Pero te digo que es el día a día en la zona. aquí te dejo mi comentario con mucho aprecio:



Cuando se va la luz en Uchire.
Luis ALfredo Rapozo

Esa noche no teníamos electricidad.Se fue de repente como a las siete de la noche, mientras terminabamos de preparar la cena. Ya sabíamos que eso podría ocurrir ,porque esa tarde había llovido y cada vez que esto sucede, casi siempre se va la luz. Imagínense, que cuando no se va nos extrañamos y damos gracias a Dios. Les digo, que vivimos en la costa de Anzoategui, precisamente, entre Boca de Uchire y el pueblito de El Hatillo.

Nosotros estamos preparados, cuando se va la luz. Mi nena corre rápidamente y saca del closet un televisor chino pequeño de 5 pulgadas que funciona a pilas y lo enciende, entonces sus hermanitos,los mas niños, los mas pequeños se reunen entorno a él, para seguir viendo su programación.
La hermana mayor va a tientas a su cuarto , para buscar su radio de beterias y hace lo propio para tenerlo disponible,

Mientras esto sucede, la abuela ha recorrido los sitios estrátegicos colocando velas encendidas para alumbrar la casa y hacer la tragedia de no tener luz esa noche, menos incómoda. No podemos abrir las ventanas por que la plaga nos invade, con todo y que papá ha colocado mosquiteros en las mismas y en las puertas.Anda de un lado para otro señalando que le falta conseguir unos ventiladores de pila . As1 que fue al carro bajó la batería y dijo que conectaría un ventilador a la misma para hacernos la vida soportable. Pero, el abuelo no tiene la paciencia de mi papá y allí está fumando su tabaco, mientras le menta la madre al presidente de la república, por no cuidar las plantas eléctricas y exponernos a la plaga y al calor.

Comentario por Luis Alfredo Rapozo — Julio 24, 2008 @ 11:51 am

Un día se fue la electricidad en Uchire y duramos cerca de 36 horas sin luz.

Luis Alfredo Rapozo

Quizás en otra parte del país donde hay mas gente , distracción y plantas alternativas de apoyo eléctrico este hecho pase con cierta ligereza. Pero, en Uchire fue terrible. Claro, ¿a quien le importa que en Uchire no haya luz?. La respuesta es, a los que viven allí y a mas nadie. Ni siquiera se enteran los funcionarios de Anzoategui, del percance ,a menos que la gente se reuna al día siguiente frente a las oficinas de Cadafe en la Av principal y amenace con quemar la sede, pero eso nunca a pasado, pero si le han puesto candados a las rejas para que venga el responsable desde Clarines y de la cara.

Lo cierto, es que ese día que se fue la electricidad fue un terremoto. La gente que dormía en las posadas no aguantaron el calor y los zancudos-porque no están acostumbrados a las penalidades de vivir en estos sitios- y huyeron como si habían visto al demonio,quizás directamente a Caracas o sino a otro pueblo cercano con posibilidades de dormir tranquilos y pasarla bien. Pero, les digo que hacer el amor con ese caloron es mejor no hacerlo, a menos que se vayan para la playa, le pongan buena cara a la fatalidad y entonces tu compañera se distraiga viendo las estrellas.

Ese día inolvidable- el de las 36 horas , sin luz- los comerciantes sufrieron mucho- la comida que se encontraba en las neveras sufrió, como los quesos, mortadelas, jamones, etc. Eso me lo dijo mi amigo Maruma Nasser en la panadería Primavera; Mientras,esperaba al técnico que le arreglara los motores dañados de las mismas. Me dijo-Maruma- que compraría una planta para enfrentar este acoso eléctrico. Los que mas sufrieron fueron los vendedores de carne, como los hermanos Ramirez y tal vez el señor Enrique de la pescadería “Poco a Poco” que perdió mucho producto para la venta. Ese día Chavez trotaba por la muralla China y cuando vino tuvo la osadía de contarnos su viaje a lo Valentina Quintero, el muy muergano.

Comentario por Luis Alfredo Rapozo — Julio 24, 2008 @ 2:26 pm

Uno se acuerda del gobierno cuando no hay luz

Luis Alfredo Rapozo

No puede ser de otra manera. Porque cuando se va la luz hay que buscar las razones por lo cual ello ocurre y por lo general es por falta de mantenimiento y prevención del negocio eléctrico. El servicio eléctrico no es como el negocio de vender empanadas. No. Cuando no hay luz, inmediatamente retrocedemos a la era cavernaria. Y ya las mujeres no están acostumbradas a eso. Todo el mundo duerme mal y hasta el perro se queja por la plaga que goza un imperio fastidiando toda la noche y toda el día.
En Caracas no hay la plaga que hay en Uchire, porque este es un sitio muy natural donde la naturaleza manda. Así que imaginense lo que es la vida sin luz. Por eso, amanecemos de mal humor y jurando pasar factura en el próximo proceso electoral. Si fuera por eso Uchire fuera totalmente de oposición, pero hay mucho vagabundo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres