Blogia
Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

Zoozuela

Zoozuela

Sí alguien me preguntase, qué cosas o que cosa no me gusta de Venezuela como país para vivir, le respondería en dos platos. No me extendería a hablar del presidente que tenemos, de la enorme pobreza, la aterradora inseguridad, la falta de empleo, el sistema educativo, la imposición de un sistema político o el costo de la vida. En regla general, tengo mi propia visión de dos cosas que engloban todo en especial en este momento que vivimos: El desorden y la inconvivéncia…

En realidad, estos descriptivos de lo que significa vivir en nuestro país, no son nuevos. Estaban en gestación desde hace mucho tiempo. El mismo tiempo en que se vivió alegremente sin tomar en cuenta el despilfarro de los recursos y el colocar a dirigentes de no probada capacidad una y otra vez.

Hoy día, con casi 37 años de edad, me parece recordar los mensajes de civismo que salían en la TV como intentando educar a la gente en los 70 y en los 80. Uno de los abanderados -Sino el máximo- en propulsar el "civismo" con un estatus de vida fue Renny Ottolina. Este señor llamaba a respetar normas especialmente las del tránsito a motor. También recuerdo aquellos cómicos clips de "Rumildo" que creo pasaba Venevisión exagerando las conductas desalentadores de ciertos ciudadanos, al ensuciar y violar normas de convivencia y leyes elementales.

Yo soy de las personas que me levanto todos los días muy enérgico, positivo, determinado. No soy un pesimista de oficio y pese a las 1000 dificultades personales o colectivas, sigo trabajando e intentando mejorar mi calidad de vida con pequeños y grandes detalles. Hace rato; Decidí que "emigrar" no es una opción. Que no tengo "Plan B" pues creo que si todos aquellos venezolanos que objetamos la imposición progresiva de un régimen comunista nos dedicamos a trabajar y vivir con positivismo, energía, superación y ética, entonces ya de por sí estamos debilitando a la imposición de un sistema condenado al fracaso absoluto. Entonces serán ellos los que necesitarán un "Plan C"

Pero es imposible para mí, dejar de sentirme como anormal, como fuera de lugar, como si fuera un inmigrante llegado a una cultura distinta. Parece que debo restregarle a mis padres en la cara el haberme enseñado a respetar al prójimo, a tener no digo una educación de "fachada" sino un principio universal tan sencillo y tan complejo de demostrar en nuestros pueblos y ciudades: La convivencia proviene de la sencilla regla en donde tus derechos se acaban donde empiezan los míos y viceversa. Me resisto a la idea que para ser venezolano, tengo que pertenecer a esa infeliz condición de "vivo criollo" de imponerme con abusos de autoridad, de arrebatos pendencieros, de tomar parcelas de poder,  de vivir en un perenne "comisionismo" soborno o chantaje para entonces sentir que sí, que encajo perfecto en esta sociedad zoológica y putrefacta.

Uno siente como una explosión de anarquía a todo nivel: En clases altas, medias y bajas. En niños, adolescentes y adultos e incluso ancianos. Es como si cada quién ha decidido imponer su "Modo vivendi" y con ello, obligar al prójimo a "adaptarse" a su caos, a sus límites, a sus propias normas...

Creo que el transito automotor es la mejor lectura de lo que digo. O bueno; El transito a lo que sea: Autos, motos, buses, camiones, burros. Cuando la gente se introduce en estos aparatos rodantes, es como si da rienda suelta a su más oscura fantasía de comportarse como no debe. Todos quieren pasar primero, nadie cede el paso en el más inofensivo semáforo. El hombrillo es un nuevo canal rápido. Mientras mas grande el carro, camioneta o bus, mas sensación de "Poder" transmite y mayores los abusos. Nadie es capaz de aceptar que con su conducta crea un círculo vicioso en donde cae como cómplice. Que vivimos en ciudades con 30 años de la misma vialidad y que se venderán 500mil carros este año.

El transito es una sola de las aristas. Nuestro sistema financiero nos quiere convencer de que nos adoran con largas y ridículas campañas de mercadeo, para dejar a un solo cajero al mediodía atendiendo a una cola de 30 personas. Toda persona que atienda en la administración pública y privada un cargo de secretaría, suscripción, cajero, o similares, le hace esperar a usted hasta que termine de leer su mensaje de texto que le envió su amante o su mama recordando que tiene que comprar cuatro canillas para la cena. O peor; Uno tiene que esperar a que termine de chatear por MSN. muy importante seguro.

Comprar cualquier cosa, hacer una cola en cualquier lado, es riesgo de que a uno se le reviente una vena porque el de adelante le da la cola a cinco más "que habían salido y regresaron".

Total que cuando uno se pone a ver... Es todo el país. Hemos caído en la trampa de la mediocridad, de la anarquía, del facilismo. Nadie respeta leyes y la autoridad se hace la vista gorda porque es más infractora que nadie. Hacer colas con paciencia, ceder el paso, pedir permiso, aguantar el ascensor, dar el vuelto completo, ser bien atendido en un restaurante, en una taquilla, oficina, dependencia, taller, comercio, escuchar música a volumen adecuado, cumplir citas con puntualidad, excusarse por faltas, errores... Todo ha caído al mero subsuelo. El nuevo vecino que se muda, pinta la reja como le parece, se estaciona en el "Puesto vacío" del otro aunque sabe que no está vacío. Escucha Salsa Brava a todo volumen  y con la puerta abierta porque "Es más sabroso" sin importar si el de enfrente tiene un recién nacido o un abuelo de 90 años.  

Lo mas preocupante, es que ese otro señor que maneja el SUV último modelo que simboliza "estatus" comete todas las infracciones posibles, y el niño de cinco, siete años o el adolescente de catorce recibe el mensaje de que "eso es normal". Seguramente, cuando viene con notas o reprimendas del instituto educativo recibe tremenda reprimenda. Ironías de la vida.

Nadie quiere pertenecer a la marcha de los pendejos. Ser "correcto" o "bueno" equivale a ello. Muchos le piden a sus hijos "hacerse respetar" en el colegio "No regresar golpeado o te golpeo yo" en ves de transmitir armonía, convivencia, amistad, se predispone al muchacho al antagonismo.

Nadie se conforma con su trabajo. Todos quieren algo "extra" Las ventas de bienes como Autos, son auténticos procesos de degeneración y sometimiento a escarnios educados: Usted va a comprar algo, y sale con otras cosas, cargada de decenas de condiciones, imposiciones y mal servicio. Llegará el día en donde en la farmacia al pedir un calmante para el dolor de cabeza, le exigirán que se lleve una toalla sanitaria aunque usted sea hombre. Canibalismo pues.

Total, que cuando uno llega a casa (Y te espera el mencionado vecino atorrante) piensas que no están tan locos aquellos que se marchan a Europa, una Isla en el caribe o USA. Todavía uno entiende que es el primer mundo, que no son perfectos pero que prevalece el criterio de la convivencia y el orden. El populismo, la lisonjería no tienen espacio en esos lugares. El orden, la autoridad y el apego al civismo es ya una condición de vida.

Y yo me pregunto: ¿Es idea mía, o esto ha empeorado en esta última década? ¿Cuántos delincuentes tienen un pasado marcado por padres y entorno agresivos? ¿Qué se puede esperar entonces de un gobierno con un lenguaje en donde todo es "muerte, venceremos, enemigo, imperialista, guerra asimétrica, escuálido, golpista, apátrida"?

No pretendo simplificar la conclusión al entorno político, pero las evidencias son concluyentes. Levantémonos pues todos los días, dispuestos a no aceptar atropellos, mezquindades, desaires ni imposiciones. Pero hagámoslo con firmeza y cordialidad, respetemos y exijamos respeto. Corrijamos a nuestros hijos, a los hijos de otros antes que en el zoológico que da título a esta extensa y no divertida bitácora, termine por comenzar un proceso de autodepuración brutal, carnicero y sin retorno.

Sí se puede...

Salu2

 

 

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Mariale divagando -

Rub, please, pásate por mi blog el fin de semana.

Hay una invitación a todos mis amigos los bloggers.

Saludos!

(los que lean esto también están invitados)

Juan Mendez -

Realmente este ha sido uno de tus mejores trabajos,comparto plenamente lo expresado por ti, nuestro problema es netamente CIVICO ( Educacion , VALORES fundamentales y Principios reales ) Todo lo demas es una consecuencia mientras no trabajemos en los valores reales y que todos los compartamos los enseñemos y los practiquemos no podremos ser MEJORES VENEZOLANOS, y como consecuencia directa una mejor sociedad
Saludos
JM

Mariale divagando -

Ay viejo, aquí ser buen ciudadano es sinónimo de ser pendejo...

Y cada día somos menos los pendejos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres