Blogia
Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

Un Oasis de Rock n Roll

Un Oasis de Rock n Roll

Segunda vez que lo hago. La primera fue un 21 de Enero del 2001 con mi esposa. Era una noche fresca, casi fría y con un ambiente genial porque se cerraba el “Caracas Pop Festival” El cartel de aquel momento era Ignacio Peña (¿?) Caramelos de Cianuro, Collective Soul y el plato fuerte: Oasis.

Segunda oportunidad. Uno debe vivir intensamente aquellos placeres que te desconectan del mundo. Aunque en esta oportunidad en ausencia de mi esposa (Cuidando a nuestro pequeño bebé) pero con buenos amigos a mi lado, volví a ver a estos chicos malos del Rock inglés. Los que reverdecieron el increíble legado de los Beatles pero con su propio sello de energía, irreverencia y calidad musical. Los hermanos Gallagher mejor conocidos como Oasis.

Esta vez fue un concierto propio, de ellos solamente. Los nada módicos 400BsF de la entrada “general”, pocos días luego de que KISS se presentara y en una ubicación nada accesible (Campo de Fútbol USB) y una incomprensible escasa promoción de EVENPRO, se concatenaron para que apenas unas 3000 almas según la prensa, se hicieran presentes. Esta es la primera conclusión. La segunda más personal de mi parte, es que aquellos artistas que vienen realmente a cantar en vez de tirarse a la olla o a tirar fuegos artificiales (Mención KISS) tiene una suerte más condenada a anfiteatros que a canchas de fútbol. Es duro, muy duro, admitir que en Perú Oasis metió a 45mil personas y que Liam Gallaguer tuvo que admitir que "habían sido una de las cinco mejores ciudades" a las que habían asistido últimamente. Lógico, Caracas no es una de las otras cuatro.

Pero irónicamente,  fueron más “interactivos” que en el 2001 y diría yo más “íntimos” y muy dedicados a lo suyo: Cantar con toda energía su rock protestante, a veces lírico pero usualmente con un fuerte sello de originalidad y sarcasmo. Aunque los tildan de líderes del “BRIT POP” personalmente no veo cabida a una denominación escueta de “POP” a una genuina banda de Rock Inglés, -Nada de metaleros-

Entre el verdor de la zona, la tranquilidad de infinidad de veinteañeros y pocos treintañeros  (Otra sorpresa) y un ambiente calmo, fractaler –Teloneros venezolanos- cantaron por 20 minutos. Sinceramente, me tomaron de sorpresa  los nacionales, enérgicos, afinados pero cantando en inglés lo cual no comprendí muy bien.

A las 10.00pm exactamente, se desató el concierto de Oasis. El inicio usual de “Fucking on the bushes” dio paso al ingreso de la banda entre gritos y euforia. “Rock and Roll Star” dio inicio al recital que se extendería en una hora y cuarenta minutos.

No pareció importar mucho a Oasis que no hubiese mucha gente. Se dieron con todo. El sonido no era el mejor y se dice que atrás se oía mejor que adelante o a los lados. Yo estaba a un costado con mis amigos y debido a la ausencia de masas de personas, me sentía cómodo con el ángulo de visión.

Liam es un astro. No puedo definirlo de otra forma. Arrogante, desafiante, excelso… ataviado con un sobretodo negro de su propia línea de ropa –supongo- y con una voz que me temo, va en caída libre (El mismo lo ha aceptado y argumenta que ya no tiene 21 años) pero que no resta el protagonismo enorme que posee. Noel, con una guitarra suprema, un “desconectado” en “Dont Back in Anger” estupendo y el baterista profundamente enérgico. Realmente fue un “Palo de banda” en todo el sentido de la palabra. Lástima; que la escasa asistencia, condicionó en mucho el estado anímico del público, sobre todo aquellos que no estaban en la olla.

Leí, que usaron la misma tarima que Andrea Bocelli y que por ello, se veían como "bajos"  Puede ser cierto, me vi obligado a mirar la pantalla constantemente para ver el detalle real de todo.

El problema esencial de los Gallaguer para con este público que no conoce sino "The Shock of the Lightning" fue meter ese disco completo “DIG OUT YOUR SOUL”  y rellenar con sus éxitos de siempre (Diría que de muy atrás como Be Here Now o Morning Glory) pero dejando muchos huecos. Canciones como “Dont Let It Out” “Whos feels love” “Live Forever” “Stand By Me” por solo mencionar algunas, quedaron en ausencia pese a que fueron 21 truenos de canciones dispuestas y excelentemente interpretadas.

Dos momentos cruciales: El incidente de la bandera que le lanzaron a Liam en alusión al equipo de futbol que él detesta (Vecino del Manchester al que él apoya) y que el divo de la banda, devolvió con las baquetas ante la risa y mirada atónita del baterista como para no tocarla siquiera con las manos.

Y la canción final, “I am the Walrus” un cover extraordinario que habría hecho aplaudir a Jhon Lennon desde su tumba.

Lo disfruté, y ojala pueda volverlos a ver. Aunque me temo, ocurrirá dentro de 20 años si no es que los demonios separatistas que siempre los rodean, lo impiden. Y supongo que será en una concha acústica de ocurrir en nuestro país.

Saludos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres