Blogia
Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

Soda Stereo: Sencillamente supremo

Soda Stereo: Sencillamente supremo

Nunca pude creer que el tercer concierto al que asisto, de esta agrupación argentina sería –por mucho- el absolutamente mejor de ellos y quizá; El también plenamente mejor que han visto mis ojos en lo que a eventos masivos se refiere. He aquí mis felices impresiones… 

 

Como referí el día http://rubenvirtual.blogia.com/2007/102201-me-veran-volver-a-tomar-soda.php cuando comenté a toda alegría que "Me volverán volver a tomar Soda" el pasado jueves se concretó dicho concierto. Fui; No en el mejor tono de mis condiciones pues atiborrado de trabajo y al 85% de mi plenitud física tras un curioso malestar urinario, llegué hasta a pensar en dejarlo de este tamaño. Menos mal que no se me ocurrió tamaña afrenta porque lo habría lamentado por siempre.

Cómo y con quién...

Hace varios días, se anunció la llegada del Tour "Me verás volver" de Soda Stereo. La banda se reagrupó tras 10 años desunidos, separados. Charly Alberti (Baterista) Zeta Bosio (Guitarrista) y Gustavo Cerrati (Vocal) junto a otros músicos, habían seguido caminos separadas siendo Cerati el que sacó partido a su condición de carrera en solitario.

Ya expliqué en mi previo (Ver enlace al principio) lo que significa Soda para un amante del Rock como yo: Es sin duda, la banda más representativa de dicho género en el idioma español. Desde finales de los 80 que uno se enganchó con "signos" y la banda siguió un curso ponderoso hasta finales de los 90. Trabajo tras trabajo se reinventaban, perfeccionaban y triunfaban con la aceptación de millares de seguidores desparramados en todo el mundo hispano, especialmente Sudamérica.

Mi amigo Juan Méndez, me compró la entrada. El éxito de dicha venta se dejó saber con el rápido agotamiento de la "preventa" para dar paso a otras etapas más costosas. La mía costó 125mil Bs. "débiles" y las VIP 600 y tantos mil (¡!)

Había visto dos veces a Soda: Una en el poliedro y otra en el festival de Rock iberoamericano. En esta última, la banda se presentó a las ¡7am! Y llovió toda la tarde previa lo cual fue un caos absoluto. Otros que se presentaron ese día fueron los "Lobos" y Miguel Ríos.

Bien... Había llegado el 29 de Noviembre. Nos fuimos Juan, su esposa Ana en el auto de Francisco su hermano y Carla su acompañante. Estos últimos ingresarían a VIP .

Pensé que había sido muy temprano irnos desde las 3pm (3:30 hora de llegada) pero realmente no fue así: La cola era de ¿Cuánto? Aunque ordenada, caminamos un largo rato para a las 4 y tanto ingresar al hipódromo de la rinconada, ese que miraba junto a mi padre cada domingo de mi infancia y tenue pubertad, Soda; No se presentó en el ahora "gubernamental" coso para hacerlo solo un día después de los mexicanos del Rock "Rosa" de Maná que por cierto, parecen que nunca hubiesen venido tras los elogios a los argentinos.

Nos ubicamos en la respectiva cola. Desde ese momento, Juan y yo comentamos la gran cantidad de jóvenes que estaban a la espera. Adentro del recinto, nuestra visión se complementó: Gente de 40, 30, 20 y ¡Menos! años (Hasta niños) se amalgamó en el coso en la grama del óvalo hípico con una enorme lona pegada por sectores para evitar su daño.

El ambiente era muy bueno. Cuando ingresamos, eran como las 4:30pm y faltaba mucho para comenzar. Ana quería montarse de casualidad en la tarima y Juan lo contrario. Paseamos por los numerosos puestos de comidas y bebidas todos a precios de hotel 5 estrellas. Incluso, el Whiskey hizo presencia en botellas que eran compradas en grupos de varios. La tarima del "VIP" tenía como única comodidad el no hacer cola, estar sentados y ¿Qué más? Tener una buena pero distante vista de la tarima.

Nos ubicamos a la izquierda de la tarima, a unos 10 metros de la pantalla externa derecha y a calculo unos 30mts pero muy a la derecha de la banda. Realmente; Teníamos excelente vista desde donde Zeta Bosio compartió varias veces exhibiendo sus dotes musicales y dominio de la guitarra.

Fueron pasando las horas. La cosa se fue apretando de gente, pude ir al baño, comprar agua, comer tequeños que convidó Juan y ver y analizar el tipo de gente. Bastó para corroborar que habían miles de varios lugares del país y de afuera -Colombia-

Hacía las 7pm, la relativa comodidad llegaba a su fin. La gente se tuvo que poner de pie al apretarse hacía la "olla" y el espacio se comprimió. Eso significó que pasaríamos en adelante, casi 5 horas sin movernos, orinar o tomar algún líquido.

El optimismo e impaciencia naturales, coreaba "Soda, Soda, Soda". A cambio, nos dieron una serie de videos en donde se hacía apología jocosa del Rock. Estos aparecían cada 10 o 15minutos y cansaron por su humor discutible. La música de fondo era a medio camino entre pop rock y electrónica pero no era motivante ni bien elegida.

El clima fue una bendición como lo diría el propio Ceratti más tarde. Fresco, aireado y sin posibilidad alguna de lluvia, con pocas estrellas y un cielo limpio.

No hubo teloneros pese al temor generalizado, de que en algún momento saliera el conde del Guácharo con alguna de sus estupideces o el pollo Brito cantando "arroz con leche". Pero a cambio, un luminito que lidió con algún cable flojo se convirtió en la delicia del humor venezolano cuando se deslizó por los tubos de la imponente estructura de la tarima generando todo tipo de suspicacia y provocadoras frases mancomunadas sobre su supuesto "placer sexual" por tal trabajo. En fin...

Llegaron las 8pm. El lleno se sentía pero nos era imposible verificarlo. Crecían los coros en consignas anti gobierno que personalmente, no me parecieron muy grandes aunque si reiterados. La impaciencia tras las muchas horas de la mayoría allí, se hizo crecer. Fue una larguísima hora, que se coronó  a las 9:12pm con el apagado de las luces. El momento había llegado.

29 canciones, tres horas y el éxtasis en pleno

Entonces, se proyectó por escasos minutos, un video que compilaban los escenarios de ayer y hoy y los delirios que generaban en los seguidores de Soda. Comenzaron a sonar los acordes de guitarras ¡El juego de seducción! Fue anunciado por Cerati quién saludó efusivamente.

Una de mis canciones preferidas había dado inicio a la velada musical. Impecable descarga de emociones, clara voz de Gustavo, ejecución magistral del Zeta y entrega plena del Alberti. Era sencillamente Soda.

29 canciones en adelante sonaron. Lo asombroso, es que prácticamente no se sucedieron recesos extensos. Acaso alguna palabra de Cerati y el "falso final" que los trajo con cambio de vestuario y renovadas energías para cantar varios temas más.

Quejarse de que no sonó tal o cual éxito no tenía cabida aunque siempre habrá un insatisfecho. Por ejemplo; Una conocida a la salida del recital, me comentaba que no había sonado "suavemente" una canción tipo balada de Soda. Y ciertamente, sí sonó una inesperada por mí como lo fue la vieja y buena "Caja negra" Personalmente, me sentí realizado cuando ya en el último tercio del concierto se desenfadaron los densos acordes de "Un millón de años luz" que canté a todo gañote junto a otras de mis preferidas que sonaron tales como "Prófugos (Sobre el final) "La ciudad de las furias" "Nada personal" (Penúltima canción) "Primavera 0"  por mencionar algunas.

Como estábamos muy cerca de las cornetas derechas, el sonido parecía impresionante pero no necesariamente nítido. A ratos, se perdía algo la vocalización de Gustavo. Sin embargo, comparativamente, Soda sonó como nunca. La sincronía de la banda fue plena. El público coreó y vibró conforme sonaban todos los tantos éxitos. El clímax se vivió con "De música ligera" que es ya un himno de energía e irreverencia que se baila en toda fiesta venezolana. Otros momentos especiales fueron las muy populares "persiana americana" "cuando pase el temblor" y tantas otras.

Si tengo que elegir la canción interpretada de manera más impactante, diría que "No existes" la fue. Y todo; Por la brutal descarga al estilo "hard Rock" que ofreció Cerati al tirar la guitarra al piso, rasparla contra un cajón, frotarla contra el suelo y hacerla sonar al estilo de los rockeros "duros" del "Trash" o "Hard" Rock. Era como si la enorme humareda de Marihuana y otras especies que se posesionaron del lugar, hubiesen hecho efecto en el enérgico vocalista en dicho momento. Al tiempo, pienso que en "Primavera 0" falló algo, hubo como un leve desencuentro del ritmo, poco perceptible pero al menos siento que yo lo ubiqué.

Ni las ganas de orinar, ni el cansancio, ni el hecho de que fuera un día de semana ordinario, mermaron a la gente que esperó largo rato sin moverse al drenaje de todo lo que Soda ofreció. A ratos, Zeta se movía ofreciendo movimientos intensos de sus manos y guitarra al público del área en donde estaba. Gustavo se pronunció por el "frío" sorpresivo que le tomó en Caracas (¿Y qué sentías en 1990 en aquel amanecer tras tanta lluvia pibe?) también nos llamo "Preciosos" "linduras" e hizo mención de sus recuerdos desde el Poliedro.

Quiero hacer mención especial a la tarima e iluminación. Me atrevo a decir que en 29 canciones, 29 ambientes diferentes tuvimos. Tres ruedas enormes posadas sobre la banda, bajaban, subían y se inclinaban en distintos ángulos con psicodélicos colores que alternaban constantemente con las otras torres de luces perfectas y sincronizadas. Imposible ignorar las tras telas de pantallas tras cada uno de los miembros principales de la banda, mostrando absolutamente TODO lo que hacían durante el concierto. Un momento especial fue cuando sonó "Corazón delator" con dicho órgano palpitando en la pantalla central, bajo un idóneo ambiente rojo.

Tras 2 horas y 45 minutos de música, extenuados, con miles de orgasmos auditivos encimas de nuestros cuerpos, por fin soda bajó el telón. El público comenzó su salida y las caras de satisfacción masiva eran elocuentes.

La torta: El caos de la salida.

Salir del concierto fue terrible. La gente perdió el control y la paciencia. Sí nos atenemos a las informaciones que hablan de ¡50mil personas! Eso justifica que ante falta de mayor orientación, todo el mundo tomara la pista del hipódromo para tomar el curso o camino que mejor apareciera a la vista.

Ya en el área de autos DOS HORAS nos tomó abandonar el recinto. No había forma ni manera de avanzar un milímetro. Felizmente, tanta felicidad previa, hizo mitigar la espera además de todos aquellos que estaban en "Otro mundo" por los favores etílicos y de otros estupefacientes.

Gran concierto. Aún me pregunto si ha sido lo mejor percibido por mis sentidos que también vivieron a Oasis, Marillión, Miguel Ríos, INXS y varios otros. Aun persisto en la idea. Soda regresó para probar su sitial de honor ¿Sacarán nuevo disco?

PD: Una foto conseguida por mi teléfonoNokia, en la segunda canción tocada por la banda es la que acompaña a esta misiva.

Salu2

  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres