Blogia

Rubenvirtual... Bitácoras del pensamiento

El plan “B”

Lo ves en tu Facebook, lo sabes porque tu mamá se encontró a la de Perencejo y se lo dijo, lo miras en las estadísticas, lo sientes en el ambiente. Todo el mundo parece hablarlo, es como una estrategia silente pero latente. Está allí, sin necesidad de unión ni de traumas. Ves las colas enormes en las embajadas, en los consulados. El pasaporte, la visa, la nacionalidad europea.

Emigrar es el tema.

Es un tema nuevo y no tanto. Desde hace al menos dos décadas y especialmente tras los sucesos de 1989, varios venezolanos comenzaron una idea silenciosa. Presumían que los caminos a transitar serían pedregosos e innecesarios y marcharon de la patria. Vienen de vez en cuando y te dicen palabras más o menos “Menos mal que nos fuimos”

Pero la realidad, es que tras el 2002, una cantidad realmente considerable de venezolanos se han ido o están en trámites para abandonar el país. Sería interesante conocer cifras fidedignas pues cuando leo en la prensa mundial el tema de los flujos migratorios de América Latina, no suelen salir reseñas sobre cuantos venezolanos se van o bien, se entiende que no tanto como colombiano, ecuatorianos, peruanos y otros. Esto me parece curioso, dado que incluso quienes viajan a estos países se sorprenden de cómo han evolucionado comparativamente a nosotros.

Y este es otro tópico aparte: Sales de tu país y regresas con una pesadumbre tremenda porque allá afuera, encuentras seguridad, nuevas vías, limpieza, tranquilidad, normalidad y desarrollo en todo sentido.

Entonces viene el balance de riesgos, de posibilidades, de decisiones. Analizar el perfil de probabilidades de adaptación, determinar si eres de los que no soportarán vivir sin comer queso de telita, arepa o una malta. Si necesitas mirar el Ávila cada mañana o te da lo mismo hacerlo con los Alpes o sin montaña alguna.

Cuando haces el balance de lo bueno, tienes que recurrir a muchas naderías. Que si nos tratamos de “Pana” de “chévere” de la belleza de la mujer venezolana (Porque afuera lo que hay es puro monstruo) de las idas a la playa, y lo chévere que es comer tequeños y bailar reggaetón o ir a un Caracas-Magallanes.

Pero entonces, algún “apátrida” te recuerda que ni teniendo un Aveo de hace 5 años dejas de ser objetivo para un “secuestro expreso” que puede terminar con tu muerte. Que debes vestir sin lujos (y aun así te atracan) que el SENIAT te persigue no importa si estás al día, que haces 4 horas diarias de cola en Caracas recorriendo piches 20kms, que cada día nadie parece saber nada ni importarse por nada, que solo te queda un canal de TV estresante que te informa de verdad –y que para remate- será cerrado.

También pillas que las fotos de tus conocidos, familiares y amigos en Miami, Barcelona o Bogotá se ven muy bien, que parecen estar relajados y que llevan una vida totalmente plácida.

Mientras;  debes soportar que mientras escuchas U2 a todo volumen para olvidarte de la cola, Chávez aparezca en cadena anunciando el plan de magnicidio 2344. Debes estar pilas con no cruzarte porque si viene un motorizado a 200kmh y se estrella contra ti, te darán una tunda como si  hubieras intentado asesinar a Obama y de paso, tú serás el culpable.

Eso sin contar la máquina de rumores que hablan de que te van a intervenir la bodega, la empresa o el curul, que tus hijos serán de ellos, que tu casa también y muchas cosas más serán apropiadas. Que fuiste a comprar al supermercado y la mitad de las cosas no las había, que te encaprichaste de un celular y subió en 24 horas 2milb BsF. Que te clonaron la tarjeta de crédito y el banco lo declara “Improcedente” y que quieres comprar un carro cualquiera y aparte de que no hay “aparece” si lo pagas al equivalente de la tercera parte de donde vives. También si vas al banco encontrarás una cola con 200 personas adelante, y harás esa cola para casi cualquier cosa. Y ni que decir de palabras como “calidad” “servicio” “atención” derechos”  “imparcialidad” “justicia” “democracia” “Pueblo” “respeto” algunas no existen, otras… Se transformaron en cualquier cosa.

Entonces, tienes que finalmente sacar cuenta  y balance. O aceptas todo esto y luchas por cambiarlo, o te amparas en lo bueno y trabajas incansablemente para conseguir lo posible y disfrutas de ese día en donde verdaderamente todo comience a cambiar, o sencillamente te apartas, te marchas y aceptas que solucionarás muchos problemas para crear otros tantos nuevos.  Es increíble, pero cuando en la década de los 80, escuchabas a tu padre que es un inmigrante “de emergencia” decir que aquí la cosa todavía estaba mucho mejor que “allá” entonces te pregunta ¿Será que en retrospectiva te tocará decir lo mismo algún día?

Saludos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El carro quemado

El carro quemado

¡Cómo me identifico con la visión de Rafael Osío Cabrices!  Esta nueva entrega en su habitual columna “La vida sigue” de la revista “Todo en Domingo” del diario El Nacional, es una estupenda revisión de un acontecimiento que tiene un significado central, específico pero también revelador y casi premonitorio. Por favor, léanlo y reflexionen al respecto… 

“Amaneció allí como una advertencia, cómo la cabeza del cerdo en el señor de las moscas. El carro asignado a una de las autoridades de la UCV había sido robado a punta de pistola y luego conducido como una antorcha hacia la puerta del Rectorado, en la víspera de la marcha universitaria del 20 de Mayo. Quemó el techo y las paredes, rompió puertas, dañó mosaicos y quedó allí consumiéndose junto a un mural del maestro Vigas. Flanqueado por tiras de seguridad amarillas, decenas de personas lo miraban y lo fotografiaban mientras el personal de la UCV recogía los destrozos. Cerca, varios jóvenes chavistas se dedicaban a insultar a todo el que pasaba por delante.

Un símbolo. Un poderosísimo símbolo de lo que nos pasa, con muchas manifestaciones. La camioneta que abunda en las fachadas de los restaurantes de carne es un emblema de nuestra más reciente bonanza petrolera. A mí me intriga desde hace tiempo la relación que muchísima gente aquí tiene con los carros: tipos que quieren más a sus vehículos que a su mujer o a sus hijos, que están mucho más preocupados por poseer un carro ostentoso que una vivienda cómoda. El carro es una fortaleza de individuos paranoicos en las colas, o la vitrina móvil de un ego desesperado por llamar la atención con su reguetón a todo volumen.

Su exceso en nuestras calles crea innumerables ocasiones para la tensión y la confrontación, así como el tráfico agrega estrés, aleja a la gente de sus familias, y le quita tiempo a sus de descanso; el dónde estacionarlos es una eterna fuente de conflictos vecinales; y es en los carros, muchas veces, donde cada nuevo episodio de ese horror que es el secuestro comienza y termina.

En un sentido relacionado con estas evidencias de lo que el automóvil dice sobre lo que somos, ese carro quemado y lanzado contra el rectorado de la mayor universidad de Venezuela, ese carro usado como un arma, emerge como un símbolo de la compulsión chavista por imponer su voluntad a cualquier costo, costo generalmente asumido por los demás. Los que robaron un carro ajeno y lo estrellaron contra un edificio público. Igual que hicieron el 9 de Junio de 2005, cuando el CNE anunció que sí había referendo revocatorio presidencial, y los grupos de choque chavistas chocaron una camioneta robada contra la reja del edificio en que se imprimía esta revista. Igual que hicieron el 4 de Febrero de 1992, con un blindado, contra una puerta del Palacio Blanco.

Roban algo y lo arroja contra una puerta, pero no terminan de lograr lo que quiere. Sólo causan daño y asco. Ese día no impidieron la marcha universitaria, cómo aquella tarde de 2005 no lograron que El Nacional dejara de circular, como aquella madrugada de 1992 fracasaron también en tomar el poder. Pero no dejan de insistir mientras la gente honrada y valiosa que aún apoya a Chávez sigue haciendo silencio.

Esa imagen del carro quemado del que debe ser nuestro mayor espacio civilizatorio, la Ciudad Universitaria que fue nombrada patrimonio cultural de la Humanidad por la UNESCO, se ha estado regando de celular en celular. Dice más que cualquier análisis sobre lo que tenemos por “gobierno”. Es una mancha negra de la civilización venezolana. Una mancha que hay que lavar.

El buen conductor

El buen conductor

A aquellos que nos gusta mucho el mundo del automóvil, nos parece especialmente incómodo observar las pésimas maneras del grueso de los conductores de estas máquinas en las vías destinadas para ello. Esto creo que es especialmente notable, en países como Venezuela en donde no existe ningún organismo serio que eduque y coloque reglas claras para conducir. Aquí, conduce el que quiera, como quiera y donde quiera.

Eso, aunado al pésimo estado de las vías, generan un verdadero reto para la conducción bien sea citadina o extra urbana.

Pero igualmente pienso, que el tema de conducir bien o no, es algo extendido en todo el mundo. Pocos reparan al pensar que cuando se ponen al volante del auto más pírrico o evolucionado tienen una gran responsabilidad que a fin de cuentas, es extensiva con el manejo de cualquier máquina. Se requiere conocer los alcances y limitaciones de la maquinaria, se necesita respetar a otros usuarios de maquinas similares y se puede disfrutar ese día a día pero siempre y cuando tal disfrute no comprometa a otros.

Así, y recordando un artículo que leí hace años en la prensa nacional con el nombre que hoy día coloco a esta misiva, quiero exponer algunas consideraciones entre “El conductor bueno” y lo contrario… “El buen conductor”

El buen conductor, generalmente tiene su auto limpio y cuando no puede, al menos mantiene cristales y faros despejados. No pierde tiempo y dinero lavando el carro en días de lluvia. Visualiza al menos semanalmente los cauchos, abre el capó para revisar fluidos esenciales y conoce una rutina de mantenimiento que ni es exagerada ni tampoco es dejada. Atiende de inmediato “Menudencias” como luces quemadas MUY especialmente las de freno.

El conductor bueno, también lo tiene o exageradamente limpio o sucio. Cree que un auto debe revisarse cada 5000kms. Porque sino estalla. Delega a un taller la revisión de cosas obvias como fluidos y luces. Si abre el capó, le da asco el sucio y ordena lavar el motor de inmediato.

El buen conductor entiende como funciona su auto y posiblemente sabe identificar algunas fallas, previendo alguna de ellas y llevando el auto a quién podrá realmente repararlas. Con algo de empeño, hace reparaciones y mantenimiento menor. No es fácilmente engañado por mecánicos. Generalmente, conoce a varias personas que harán reparaciones específicas de distintos sistemas del auto. No se siente cómodo con el servicio “de marca” aunque no lo desdeña en caso de daños importantes.

El conductor bueno no sabe limpiar un borne, cambiar un caucho ni conoce para qué son las pocas herramientas que vienen con el auto. Para todo, irá al taller y pagará dinero y más dinero. No conoce varios servicios sino uno solo. Es usuario frecuente de los servicios de post venta incluso tras vencida la garantía. Llama a la grúa del seguro por una llanta desinflada o por una falla mínima. Si una manguera se rompe, desconoce como solucionar estando lejos de casa. Alguien tiene que hacerlo, nunca él.

El buen conductor calcula la frenada, no arranca de golpe, desarrolla una velocidad rápida pero prudente. No zigzaguea, respeta los espacios con otros autos y peatones. No se impacienta fácilmente pero se mueve ágilmente. Usa las luces de cruce en el momento idóneo. Distingue una calle de una avenida, de una carretera, de una autopista y adapta su manejo a cada circunstancia. Mira constantemente los retrovisores, se anticipa a la lluvia modificando su ritmo progresivamente.

El conductor bueno, frena de golpe o con demasiada antelación. Puede ser muy lento o un locuaz que pretende llegar primero que todos abusando del resto. Quema cloche de manera notoria, no entiende que una caja automática tiene sus peculiaridades. En carretera le toman de sorpresa las curvas y frena sobre ellas. No usa luces de freno, pero sí las de emergencia por cualquier razón sin importancia. Se cruza de golpe, no mira los espejos sino cuando el choque es inminente. Cuando llueve o se detiene violentamente o maneja como si nada pasara.

El buen conductor evitar hablar por celular y si lo hace es breve o se aparta de la vía. Recurre al manos libres con frecuencia. Ni de vaina envía mensajes de texto, excepcionalmente lo hace en cola y está consciente del riesgo.

El conductor bueno, se pega e instala a hablar. Prefiere “atender una llamada importante para su vida” chatea por SMS o Blackberry. Se mueve de canal, pierde el ritmo, apoya el codo en la puerta, se ríe, llora, pelea por el móvil… Su auto describe su trayectoria. Y cuando cierra la llamada, alcanza a todos los que le tocaron corneta o miraron con mala cara… ¿CÓMO SE ATREVEN?

El buen conductor cuando comete infracciones, se cerciora que no perjudica a nadie.  Lo hace con mucho cuidado y tacto. El conductor bueno, pone en riesgo a todos y repite una y otra vez animaladas. Y si la autoridad lo detiene, ofrece alguna excusa genuina como “todo el mundo lo hace”

El buen conductor se pone el cinturón de seguridad y exige lo propio a quienes viajan con él. Tiene una postura adecuada de manejo, no se come el volante, tampoco se sienta como en un sofá. Dispone de lentes oscuros y refrigerios para soportar viajes largos. Sus reacciones son genuinas, sencillas. Los pasajeros no se dan cuenta a que velocidad se desplazan y viajan relajadamente. Sabe cuanto le alcanza la gasolina, recuerda direcciones, reduce la marcha ante un distribuidor o rampa. Se anticipa.

El conductor bueno también se pone el cinturón pero se lo quita en trayectos cortos porque el riesgo es menor. Se sienta casi en el parabrisas o ladeado como si el auto se manejara solo. Es tenso, exagerado, abrupto. Sus pasajeros se sienten nerviosos, cansados y ansiosos. Con frecuencia se queda sin gasolina o llega de casualidad. Le pide al de la bomba que “revise todo” sin supervisar lo que se hace. Se pasa de accesos y se viene de retroceso aunque que ha pasado 1000 veces por el mismo lugar. Se para de golpe para comprar lotería, orinar en el hombrillo o mirar un accidente en sentido contrario.

Y… ¿Cuál de estos es usted?

Salu2

Cientos de personas manifiestan en Madrid contra las corridas de toros

Cientos de personas manifiestan en Madrid contra las corridas de toros

Antes de que ustedes lean la noticia, me suscribo totalmente a esta evolución humana que pretende dar fin a este espectáculo absurdo, irracional y cruel como lo es una matanza de toros en un campo. Es una vulgar herencia de las atrocidades de Roma, aquellas en donde seres humanos eran devorados por Leones a petición de la sed ociosa y grotesca de emperadores y reyes. Sí el ser humano no entiende, que el respeto a la vida pasar por dejar que cualquier especie animal o vegetal viva a sus anchas -Salvo que sea para consumo justificado o que nos defendamos de su agresión- entonces pedir que "Cese la violencia" entre humanos es una vulgar quimera. No quiero expandir ahora, que no es solo la humillación de "criar" un animal para "secuestrarlo" en un campo en donde un "Torero" arponeará y se burlará de la torpeza natural del animal, sino que además, incluyen atroces intimidaciones antes del "espectáculo" como tal. Bueno, quedan esperanzas, aquí estan estas manifiestaciones ¿Habrá algún líder gubernamental mundial que lleve la batuta para acabar con esto de una vez? Ojo, con verdadero sentimiento... Sin usarlo como bandera populista...

(Tomado del www.eluniversal.com)

12:08 PM Madrid.- Varios centenares de personas contrarias a las corridas de toros, en algunos casos semidesnudas y con el cuerpo cubierto de pintura roja, se manifestaron hoy ante la plaza de Las Ventas de Madrid.

Los convocantes de la protesta, la asociación española Equanimal y el Comité Antitaurino, afirmaron que se trata de la manifestación más numerosa nunca realizada ante esta plaza emblemática, donde se celebra actualmente la Feria taurina de San Isidro, reseñó AFP. 

La corrida "no es arte, no es cultura, es tortura", coreaban los manifestantes.

"Más de 12.000 toros son asesinados cada año en España, hay que poner fin a las torturas" que sufren, dijo a la AFP Rafael Boro, portavoz de Equanimal.

Las campañas contra las corridas de toros se han extendido en España, sobre todo en Cataluña (noreste), donde una iniciativa legislativa popular pidiendo al parlamento catalán su prohibición logró 180.000 firmas.

 

Toma mi PIN

Toma mi PIN

Cuando ya parecía mucho que una manada de ansiosos compradores hicieran cola desde la madrugada, para comprar un teléfono como el “Iphone” a una operadora transnacional, y mas aun considerando que posiblemente su precio comprometía seriamente el bolsillo de sus dueños, resulta; Que el brillante dispositivo de MAC, ha quedado como en segundo plano debido al “boom” de los Blackberry.

Pues sí… El teléfono “Mora” con fabricación en Canadá, se ha vuelto un “gadget” de esta Venezuela que pese a la enorme tormenta económica en las que nos comenzamos a adentrar (Y pese) a nuestra desesperanzadora migración a una vida llena de limitaciones y austeridades, ya prácticamente califica a quienes lo poseen en “IN” o “OUTS” especialmente dentro del mundo corporativo y empresarial. Si estás “en algo” tienes que tener tu “PIN” para intercambiarlo cual tarjeta de presentación que –de paso- te garantiza la aceptación socioeconómica necesaria.

Sin embargo, fuera del ambiente antes descrito, ya estudiantes, amas de casa, sus hijos, y todo el mundo se ha venido uniendo a este fenómeno de moda tecnológica y es por ello, que la gente de RIM (su fabricante) ha revelado que tal como se venden mas litros de whiskey en Venezuela que en muchos países desarrollados, lo propio sucede con Blackberry.

Hay que aclarar en este punto, que sí es un éxito mundial y que los “fans”  tecnológicos están pendientes del más mínimo anuncio de RIM sobre nuevos modelos o novedades. Solo que en nuestro país, lo que en principio era un teléfono para “trabajar” se convirtió en una moda absoluta.

Pero ¿Qué tienen los “Moras” que generan este fenómeno?

Mi respuesta es precisa: Conectividad.

Sí. Ya no es cuestión de enviar SMS o correos electrónicos (Algo que mi TREO de PALM hace rato realiza, por mencionar algo) sino que dispones de un “chat” interno en todos estos aparatos que es lo que se conoce como PIN (definido por 8 caracteres alfanuméricos o numéricos) envías y recibes correos en tiempo real (Configuras muchas cuentas para tal fin con una facilidad inédita) estas en GTALK y/o MSN todo el tiempo conectado, envías y recibes notas de voz o fotos en fracciones de segundo no importa si el destinatario está a 100kms de distancia o a 15.000kms. Y no exagero.

El secreto de este compendio de sencillas pero utilísimas virtudes, es que RIM tienen sus servidores propios no dependiendo de terceros. El teléfono, literalmente se apoya en Internet para hacer cualquier cosa y allí radica la inmediatez y eficiencia de sus innovadoras funciones.

Así, basta imaginar lo práctico que es enviar a un amigo la foto de la autopista colapsada, o que tu tía en Italia te envíe la foto de la pasta que acaba de cocinar para la cena cuando apenas tú te dispones a almorzar. Imagine que el abuelo en España le envía la bendición con su voz a su nieto en Venezuela o bien que tu novia te anexa una foto en traje de baño mientras se baña de noche en una piscina en Rio de Janeiro en esa convención laboral a la que iba a “trabajar solamente”

Aparte de todo esto, el “software” es relativamente amigable, y la famosa perillita central solo ausente en el modelo “táctil” se hace fácilmente comprensible para grandes y pequeños, jóvenes y no tanto.

Además, funciones como “google maps” y su función “Latitude” se vuelven una pasada. La recomiendo ampliamente.

Por si fuera poco, empresas bancarias, de prensa, radios y muchos más, están desarrollando aplicaciones para acceder directamente a cuentas bancarias, noticias, música y otros servicios.

En lo personal, me uní a esta red de “ansiosos” usuarios con el modelo más sencillo de la gama. Mi esposa igual lo ha hecho y pagamos una renta “Plana” adicional que me parece, justifica tanta ventaja junta. Al menos en mi caso, puedo decir que estoy justificando la adquisición.

Sin embargo, sigo sintiendo mi predilección en mi PALM sobre todo para manejar mi agenda diaria ¿Resistencia al cambio? No lo se y no lo creo.

Y me temo, que si usted no se siente atraído por el paquete de ventajas “conectivas” antes descrita, hará muy mal negocio adquiriendo un aparato de estos.

¿Me da su PIN?

 

Saludos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4:40am

4:40am

Hasta que eran las 4:39am y ya cercanos al amanecer de este 04 de Mayo del 2009, todos éramos lo de siempre. Seres mortales comunes y corrientes,  chavistas u opositores, caraquistas y magallaneros, hombres y mujeres, niños… estudiantes, trabajadores, desempleados, empresarios, holgazanes. En realidad, hace poco tiempo habría sido las 5:09am pero ya sabemos el artificio del “retraso del huso horario”

No es increíble afirmar que una larga mayoría dormía. Pero una minoría que seguro ha crecido en los últimos años no. Es gente que se despierta muy temprano porque hay que salir de una ciudad dormitorio o sino no llegas. O porque preferiste estudiar con tus neuronas frescas, o también hay que preparas la ropa, la comida del niño, etc.

Todos estábamos en lo casi igual. Incluso los miles de indigentes que caminan por nuestras ciudades. Pero a las 4.40am todo cambiaría bruscamente. La mayoría se despertó sobresaltada, otros fueron despertados en igual término. Algunos no daban crédito a lo que ocurría tras la atenta mirada al computador.  Paredes moviéndose, ventanas traqueteando, un estruendo bajo tierra, luces que se encendían apresuradamente,  algunos gritos, y demás objetos en movimientos. Fueron varios segundo ¿10, 20? Luego la calma, la zozobra, correr por escaleras, ir al “Facebook” prender el Blackberry, llamar a tu hija, tu mamá o quién fuese.

La precaria noción del hombre sobre la geología, sobre lo interno de la tierra, sobre predecir movimientos telúricos nos deja desde la edad de piedra hasta hoy día en la misma situación: No sabes cuando llegará, cuanto durará, qué te tocará y cuanto resistiremos. Son usualmente pocos segundos en donde te das cuenta que no somos nada más allá de nuestras luchas estériles y las preocupaciones por naderías cotidianas. En el mejor de los casos, dormirás impresionado por varias noches, escucharás 1000 versiones de tus amigos y te darás cuenta de que ciertas cosas sí se movieron, se inclinaron o dejaron su huella de lo que pasó. Este reloj pendular de la foto, es mudo testigo de ello. En la escala de “Mercalli” se describe claramente la magnitud de lo que ocurrió y que felizmente sólo ha dejado 18 réplicas. ¡Nada más!

Y mientras, atónitos vemos como es mejor multar a un canal privado ciertamente estruendoso, pero al menos “existente” por atentar contra la ¿Tranquilidad? De la población que muda, no observaba un comunicado oficial del ente obligado a ello.

Para la consideración, queda la predicción parcial hecha por Giampaolo Giuliani en la zona de “L Águila” cuando hace poco más de un mes, un terremoto también de madrugada asoló con muerte y destrucción dicha zona en Italia. Fundamentado en las emanaciones de gas “radón” este señor no es tomado en serio cómo en general nadie parece abocarse en serio y disponer de recursos para dar con estos movimientos. Pero sí podemos rastrear huracanes, y desarrollar armas biológicas contra nuestros grandes enemigos: Nosotros mismos.

 

Un Oasis de Rock n Roll

Un Oasis de Rock n Roll

Segunda vez que lo hago. La primera fue un 21 de Enero del 2001 con mi esposa. Era una noche fresca, casi fría y con un ambiente genial porque se cerraba el “Caracas Pop Festival” El cartel de aquel momento era Ignacio Peña (¿?) Caramelos de Cianuro, Collective Soul y el plato fuerte: Oasis.

Segunda oportunidad. Uno debe vivir intensamente aquellos placeres que te desconectan del mundo. Aunque en esta oportunidad en ausencia de mi esposa (Cuidando a nuestro pequeño bebé) pero con buenos amigos a mi lado, volví a ver a estos chicos malos del Rock inglés. Los que reverdecieron el increíble legado de los Beatles pero con su propio sello de energía, irreverencia y calidad musical. Los hermanos Gallagher mejor conocidos como Oasis.

Esta vez fue un concierto propio, de ellos solamente. Los nada módicos 400BsF de la entrada “general”, pocos días luego de que KISS se presentara y en una ubicación nada accesible (Campo de Fútbol USB) y una incomprensible escasa promoción de EVENPRO, se concatenaron para que apenas unas 3000 almas según la prensa, se hicieran presentes. Esta es la primera conclusión. La segunda más personal de mi parte, es que aquellos artistas que vienen realmente a cantar en vez de tirarse a la olla o a tirar fuegos artificiales (Mención KISS) tiene una suerte más condenada a anfiteatros que a canchas de fútbol. Es duro, muy duro, admitir que en Perú Oasis metió a 45mil personas y que Liam Gallaguer tuvo que admitir que "habían sido una de las cinco mejores ciudades" a las que habían asistido últimamente. Lógico, Caracas no es una de las otras cuatro.

Pero irónicamente,  fueron más “interactivos” que en el 2001 y diría yo más “íntimos” y muy dedicados a lo suyo: Cantar con toda energía su rock protestante, a veces lírico pero usualmente con un fuerte sello de originalidad y sarcasmo. Aunque los tildan de líderes del “BRIT POP” personalmente no veo cabida a una denominación escueta de “POP” a una genuina banda de Rock Inglés, -Nada de metaleros-

Entre el verdor de la zona, la tranquilidad de infinidad de veinteañeros y pocos treintañeros  (Otra sorpresa) y un ambiente calmo, fractaler –Teloneros venezolanos- cantaron por 20 minutos. Sinceramente, me tomaron de sorpresa  los nacionales, enérgicos, afinados pero cantando en inglés lo cual no comprendí muy bien.

A las 10.00pm exactamente, se desató el concierto de Oasis. El inicio usual de “Fucking on the bushes” dio paso al ingreso de la banda entre gritos y euforia. “Rock and Roll Star” dio inicio al recital que se extendería en una hora y cuarenta minutos.

No pareció importar mucho a Oasis que no hubiese mucha gente. Se dieron con todo. El sonido no era el mejor y se dice que atrás se oía mejor que adelante o a los lados. Yo estaba a un costado con mis amigos y debido a la ausencia de masas de personas, me sentía cómodo con el ángulo de visión.

Liam es un astro. No puedo definirlo de otra forma. Arrogante, desafiante, excelso… ataviado con un sobretodo negro de su propia línea de ropa –supongo- y con una voz que me temo, va en caída libre (El mismo lo ha aceptado y argumenta que ya no tiene 21 años) pero que no resta el protagonismo enorme que posee. Noel, con una guitarra suprema, un “desconectado” en “Dont Back in Anger” estupendo y el baterista profundamente enérgico. Realmente fue un “Palo de banda” en todo el sentido de la palabra. Lástima; que la escasa asistencia, condicionó en mucho el estado anímico del público, sobre todo aquellos que no estaban en la olla.

Leí, que usaron la misma tarima que Andrea Bocelli y que por ello, se veían como "bajos"  Puede ser cierto, me vi obligado a mirar la pantalla constantemente para ver el detalle real de todo.

El problema esencial de los Gallaguer para con este público que no conoce sino "The Shock of the Lightning" fue meter ese disco completo “DIG OUT YOUR SOUL”  y rellenar con sus éxitos de siempre (Diría que de muy atrás como Be Here Now o Morning Glory) pero dejando muchos huecos. Canciones como “Dont Let It Out” “Whos feels love” “Live Forever” “Stand By Me” por solo mencionar algunas, quedaron en ausencia pese a que fueron 21 truenos de canciones dispuestas y excelentemente interpretadas.

Dos momentos cruciales: El incidente de la bandera que le lanzaron a Liam en alusión al equipo de futbol que él detesta (Vecino del Manchester al que él apoya) y que el divo de la banda, devolvió con las baquetas ante la risa y mirada atónita del baterista como para no tocarla siquiera con las manos.

Y la canción final, “I am the Walrus” un cover extraordinario que habría hecho aplaudir a Jhon Lennon desde su tumba.

Lo disfruté, y ojala pueda volverlos a ver. Aunque me temo, ocurrirá dentro de 20 años si no es que los demonios separatistas que siempre los rodean, lo impiden. Y supongo que será en una concha acústica de ocurrir en nuestro país.

Saludos

La boda en Coche

La boda en Coche

No fueron chamos de alta sociedad ni niños bien. Tampoco los nuevos “Yuppies” chavistas ni gente de la farándula tan acostumbrada a los excesos. Fueron dos jóvenes contemporáneos, hechos y derechos, con voluntades acompasadas y deseo de hacer algo bien, muy bien.

En vez de la pinta de gomina, zapatos lustrados y smoking alquilado para que sirva una o máximo dos veces, en vez de un vestido de novia gigante con el sucio detrás y listo para irse a un cajón a pasar décadas encerrado, en vez del gentío lleno de lentejuelas y senos operados a la entrevista y tipos que en su vida se ponen un flux y a mitad de noche lucen como vigilantes de centro comercial pero ebrios…

Fue una idea genial. Tras la también original tarjeta de invitación y haciendo hincapié en que solo se quería la presencia del invitado, el lugar donde habría matrimonio y fiesta es en una isla Venezuela, justo a orillas de la playa.

Me refiero a Coche, en el hotel “Coche Paradise” que se encarga de preparar estos eventos a orillas del mar, con la ornamentación de esos cuentos de hadas, y luego dar rienda suelta a la alegría en un área confinada para tal fin, con arena, palmas, brisa marina, y un ambiente “Lounge” con Puff de asientos y mesas bajas, en medio de ostras, sushi, fondue y demás bocados y por supuesto, la espirituosa bebida que uno deseara.

Realmente, una boda inolvidable en un escenario excepcional.

¡Felicidades a mi compadre y cuñado junto a su flamante esposa!

Ahora me gustaría expandirme sobre la esencia de hacer turismo en Coche.

Yo podría de entrada, decir que si usted busca un fin de semana con sol, playa, tranquilidad, aislamiento, exoticismo, noches con estrellas y comodidad en todo momento, entonces vaya al “Coche Paradise” y hágalo con confianza.

Lo mejor es hacerlo tomando el avión desde La Guaira a Margarita. Debo destacar la puntualidad inglesa y la atención correcta de la aerolínea “La Venezolana” que me sorprendió gratamente en un país de tantas quejas.

Dejé mi auto en el aeropuerto y al regresar pagamos 65BsF. Lo que me pareció adecuado y máxime cuando no hubo novedad con su retiro. El aeropuerto nacional de Maiquetía me sorprendió por su limpieza en áreas comunes y en sus baños, por la oferta de refrigerios y el “pasadizo” moderno al terminal internacional. El de Margarita es algo más “caribeño” y menos cómodo (Pese a tildarse como internacional) pero no tiene fallas graves.

Un taxi lo lleva a uno por una suma no muy módica a playa “El Yaque” en unas unidades que deberían cumplir ciertos requisitos mínimos tratándose de turismo. Desde dicha playa salen las lanchas a la Isla de Coche que ya conocí en Marzo del 2007 (Y a fondo)  como podrán ver en el archivo.  El viaje dura 20 minutos en un mar usualmente movido –No fue el caso- en unos peñeros comunes y corrientes o puede durar 35 minutos en un lanchón artesanal con una asfixiante cubierta en donde se alcanzan los 36º bajo chorros de sudor.

Al llegar a la playa donde está el desembarcadero (Y enfrente el mencionado Hotel) vemos aguas cristalinas llenas de pececitos pequeños en la orilla, arenas blancas, actividades diversas como motos de aguas, bananas flotantes o windsurf y el mencionado hotel. Decorado en su recepción con una cálida concepción casi mexicana, lleno de una recepción amable y con unas instalaciones impecables, cuidadas y muy naturales está este hotel de playa. Nuestra habitación categoría “superior”  era con una cama enorme, secador de pelo, vestier, baño en excelente forma…

Son unas chozas bien acondicionadas. Las áreas comunes tienen atractivos cómo guacamayos o cacatúas al aire libre, iguanas y caminerias buen cuidadas. El hotel permite el uso de raquetas de playa, bicicletas y otros accesorios sin costo adicional.

Sólo se contrata bajo la modalidad de “todo incluido” y aquí si digo que vale la pena pues en Coche difícilmente hay más que hacer. La comida es variada, no diría que suprema pues se denota cierta falta de más cuidado y atención pero en general, no es ninguna tragedia desayunar, almorzar, tomar un snack y cenar en el hotel. Las bebidas son todas incluidas y sufren del mismo tema de la comida, variedad pero algo de falta de calidad. Tome todas las cervezas que quiera y pueda.

En la noche, se puede hacer algo rarísimo como lo es en completa calma, ir al mar, bañarse si le place y quedarse largo rato en la orilla por el tiempo que quiera en quietud y tranquilidad, algo poco pensable en las costa venezolanas por el tema de la inseguridad. Ni que decir de los espectaculares atardeceres. Insuperables.

Bueno, es gratificante saber que en Venezuela existen placeres de este tipo al que deberíamos recurrir con frecuencia, con tal de desentendernos de esta hostil vida que llevamos.

Saludos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres